Querido Juanjo

por | Ene 6, 2024

Al finalizar el año 2023 nos ha dejado Juan José Davalillo. Fue fundador de Cantoría
Hipponensis, y sólo dejo de venir a los ensayos a la vuelta de este último verano, cuando sus
fuerzas empezaban a faltarle y veía imposible bajar y subir escaleras para acceder al local de
ensayos.

Durante los dieciocho años de nuestro coro, siempre ha estado volcado en el grupo: con sus
Cartas de Euterpe, poniendo las sillas para todos antes de los ensayos, haciendo escritos para
el anuario del Colegio o para los alumnos que se graduaban, escribiendo palabras de
presentación de los conciertos o necrológicas de los miembros del coro que nos dejaban para
seguir cantando desde el cielo, regalándonos CD’s de música por Navidad grabados por él,
facilitándonos sus simpáticos calendarios al inicio del año, haciendo repertorios de partituras,
audios y vídeos, pero, sobre todo, siempre dispuesto a ayudar en lo que hiciera falta y a quien
lo necesitase.

Participó activamente en la Junta Directiva, en la página Web y en el Libro de
Oro de Cantoría. En todo puso, además, su estilo personal con sus citas de San Agustín, en
especial aquella de que “Quien canta, reza dos veces”, Fray Luis de León, Horacio y otros. Hizo
que allegados suyos colaborasen en la página web con sus reseñas o económicamente como
patrocinadores de Cantoría Hipponensis.

No quiero olvidarme de su preocupación por las niñas de Abancay, por las que se desvivió y
para las que ponía las huchas, cada año una diferente, durante algunos ensayos solicitando
nuestro granito de arena; tampoco de su colaboración con Cáritas de Cristo Rey dando clases
de inglés a niños de familias en situaciones difíciles.

En mi opinión, Juanjo no era uno más del grupo, creo, y sé que no soy el único, que era alguien
muy especial en Cantoría Hipponensis. Por ello goza del cariño y el respeto de todos. Quedará
siempre en nuestro recuerdo por lo antedicho, por su pasión por la música coral, por su
bonhomía, por ser buen compañero y amigo, pero sobre todo, por ser una gran persona.
Seguro que descansa en paz, y que nos mirará desde el cielo, donde seguirá cantando en algún
coro de ángeles en compañía de todos aquellos compañeros que partieron antes que él.

Eugenio Ruiz

0 comentarios

Otros artículos relacionados