CRÍTICA

THE ARTIST


RESEÑA CINEMATOGRÁFICA
THE ARTIST.

La película posiblemente levante polémica, pero no indiferencia. Es una mirada hacia atrás y un homenaje a todos aquellos actores que fueron la base del cine sonoro. Actores que hubieron de reconvertirse en los nuevos artistas  que necesitaba el nuevo cine.
Nos pone de manifiesto que el cine siempre está en la punta de la lanza, siempre en lo último, en lo más actual y que exige a sus miembros  que estén siempre listos para superarse a sí mismos.
El actor exitoso  del cine mudo no concibe que haya otra manera de actuar que como se venía haciendo hasta el momento de la llegada del sonido o la incorporación del sonido al celuloide. Ella, recién llegada a la factoria holliwoodiense de sueños imposibles, cambia de estilo y triunfa. Y por el medio el amor que es capaz de reconquistar al actor totalmente desprestigiado y olvidado.
La película se filma en blanco y negro, en formato antiguo, completamente muda, exceptuando momentos musicales, pero consigue que el espectador se sienta atraído por la historia que se narra.
El trabajo realizado por director, actores y equipo de trabajo bien vale los premios  que ha alcanzado en la Gala de los Óscar. La ambientación de interiores y exteriores merece ser tenida en cuenta: desde los automóviles al vestuario y desde las salas de exhibición cinematográfica a los platós de rodaje parecen sacados de una foto de época. Se ha cuidado al máximo el detalle hasta el punto que parece que hayamos regresado a los tiempos  heroicos de Charlot o del Gordo y el Flaco.
Pero la película parece querer celebrar o rememorar aquel suceso histórico que fue el paso del cine mudo al cine sonoro. Y no solo eso: celebra también el cambio de mentalidad respecto al tema “mujer”. Es un nuevo tipo de mujer la que aparece en la pantalla: libre, independiente, autónoma, con un nuevo “look”, que sabe cuál es su futuro, conduciendo automóviles…Un nuevo tipo de mujer que debió encandilar a nuestras madres y abuelas, que vieron en aquellas mujeres un ideal a imitar…una revolución que se coló en Europa de la mano del cinematógrafo. Y no sólo eso: a través del cine fue transmitiéndose otro tipo de revolución: los electrodomésticos que se veían a través de las cocinas filmadas calaban en la mente de nuestras abuelas y madres que veían aquello como un milagro: frigoríficos, lavadoras, tostadoras, exprimidores, cafeteras, termos… Moda, música  y ritmos bailables fueron ya el colofón de aquella invasión “americana” que hizo cambiar la Europa de los “felices veinte”.

NOTAS DEL CUADERNO “MIS APUNTES MUSICALES”


NOTAS DEL CUADERNO “MIS APUNTES MUSICALES”
Este sábado pasado – 10 /12/2011 – , Valencia se ha visto bañada musicalmente desde el Palau de la música tanto por la mañana, con el Encuentro de Corales Infantiles APANADAL 2011, como por la tarde con el Concierto V Aniversario Coral José Roca , al que voy a dedicar fundamentalmente estos apuntes de mi cuaderno musical.

ENTRE LOBOS


RESEÑA CINEMATOGRÁFICA.
ENTRE LOBOS.
Necesitaría una oratoria como la de Félix Rodríguez de la Fuente o una pluma como la de Miguel Delibes para comentar esta película. Es lo que se merece pero, por desgracia, no cuento ni con la una ni con la otra.
En el ámbito del cine español no recuerdo otra similar. Ésta es una película española simplemente GENIAL Y ORIGINAL que se halla inspirada en la realidad, en las mejores páginas de la literatura o en las mejores escenas de la cinematografía. Genial y original y, no obstante lo dicho, parece volver a recrear la leyenda de Rómulo y Remo, el personaje de Mowgli, el de Robinson Crusoe, algún personaje de “Los Santos Inocentes” de Delibes…que no es ninguno y que de todos ellos tiene un poco.
Todos y cada uno de los personajes parecen arrancados de una realidad ya pasada, de la pura Historia, pero con una actualización clara y precisa. Realidad que fue, pretérita, pero que nos golpea, gracias al cine, con la dureza de una total actualidad. Esta dura, ruda y cruel realidad de aquellos tiempos contrasta con una humanidad y ternura de tan hondo calado como la que existe en hombres y lobos.
La cinta nos traslada a unos tiempos – no muy lejanos – de señoritos y braceros (una brevísima escena), y de capataces y gañanes (escenas con más tiempo) que son continuación de la actitud y comportamiento de los caciques. Son unos tiempos duros, tras la Guerra Civil, y endurecidos más aún por el comportamiento de los poderosos que disfrutan con la demostración de su poder ante los más débiles y miserables de la sociedad de aquella etapa histórica.
Y todo ello inmerso en una naturaleza poco menos que idílica de una agreste y bravía Sierra Morena. Este marco permite que afloren los mejores y más puros sentimientos del ser humano y la cámara recoge escenas y momentos de verdadero lirismo y de verdadera humanidad que contrastan poderosamente con los más bajos instintos mostrados en otros pasajes de la cinta.
Los actores no interpretan. Tan embebidos están en su papel que actúan como si ellos fueran realmente los personajes a quienes les pasó la historia. Ésta puedo ser así aunque ha habido un retoque del hecho histórico-vivencial pero que en nada afecta al conjunto de la cinta. En caso de haber sido de otra forma casi estoy seguro que el resultado hubiera sido el mismo.
El “puede verse” ha de ser sustituido, en este caso, por el “debe verse”.
– ¿Algo más que añadir?
– Pues sí; entre a la sala de proyección con una actitud más bien escéptica. Salí totalmente emocionado.
Juan José Calvo Almeida