El pasado 19 de octubre, Cantoría Hipponensis hicimos una escapada de fin de semana para visitar Teruel y Albarraacín.

A pesar de la lluvia salimos el viernes por la tarde hacia Teruel, no sin un poco de miedo por si el tiempo nos estropeaba el viaje.

Llegamos a la ciudad sin novedad, alojándonos en el hotel Muddyan, que en árabe significa “el que se queda”, y donde nos trataron de maravilla.

El sábado tuvimos una visita guiada por Albarracín, pasamos por las casas con su arquitectura típica y nos adentramos en la Catedral del Salvador recientemente restaurada, donde destaca un retablo de madera de pino. A continuación, la comida en un asador con productos típicos de la tierra. Por la tarde tiempo libre ya en Teruel.

El domingo dedicamos la mañana a Teruel, ciudad del amor, visitando los monumentos más importantes,     las torres mudéjares, el exterior de la Catedral de Santa María de Mediavilla, las puertas de la ciudad antigua y como no, la plaza de Torico y el Mausoleo de los Amantes de Teruel.

Ya después de la comida regresamos a Valencia satisfechos y contentos de haber pasado este fin de semana de turismo y sobre todo de convivencia coral, imprescindible para la unión de voces y espíritus de los que integramos un coro.

 

 

Agradecemos a Jorge la buena organización del viaje.

María José Expósito

Shares