La Coral Renàixer de Vilamarxant y el Coro Cantoría Hipponensis de Valencia, abrieron la XVI Campanya de Concerts d’Intercanvis Musicals en el marco de la Parroquia de Cristo Rey – Basílica Sepulcral de San Vicente Mártir – .

Las primeras palabras del presentador de este Concierto fueron una referencia a las Confesiones de San Agustín que dicen:

“¡Cuánto lloré oyendo los cánticos que se cantaban en la iglesia, cuyo suave acento me conmovía fuertemente y me excitaba a devoción y ternura. Aquellas voces se insinuaban por mis oídos y llevaban a mi corazón la verdad y me hacían derramar copiosas lágrimas!”. Conf. IX.

No sé si ambos Coros llegaron hasta la misma meta que alcanzaban las voces corales de Milán en San Agustín. Pero si les puedo afirmar que, ante un público numeroso y amante del canto coral, ambos Coros desfloraron un atractivo programa musical de línea fascinantemente clásica.

La Coral Renàixer, apoyados en el juego música y palabra, terminaron sus interpretaciones de su programa y si tuviera que destacar algunas de sus interpretaciones – puesto que todo el programa rayó a gran altura – lo haría con Zöhtel Marsch, Duetto Buffo – motivo de exhibición e las voces femeninas – y la melódica canción rítmica titulada Paisaje.

El Coro Cantoría Hipponensis igualmente interpretó canciones de línea clásica, como el Ave María de Arcadelt, el Graduale Sancta María de W. A. Mozart o la magistral, íntima, susurrante, evocadora y fraternal canción Signore delle Cime, como igualmente el Hallelujah de Leonard Cohen que arrancaron el aplauso entusiasta del público.

La labor de ambos Directores – Jesús Rita Gimeno e Inmaculada Burriel Montoro, como igualmente los pianistas – Isabel Barea Gil y José Madrid Giordano – y el guitarrista – Victor Duart Belloque – fue siempre acertada y elegante, lo que contribuyó de forma muy positiva a que resultase un Concierto inolvidable en un marco tan cargado de historia.

Mis felicitaciones para todos.

Juan José Davalillo

Shares