CINCO PREGUNTAS A…

por | Oct 28, 2010

C.H. – Desde su punto de vista, ¿ cuáles son los problemas y las necesidades mas apremiantes que tiene planteada la Iglesia de su país?

Sinceramente, déjeme decirle que no soy la persona mejor indicada para contestar este tipo de preguntas, pero le daré mis más honesta respuesta, desde el punto de vista personal:
Nicaragua es un país que ha estado ya muchos años en una lucha política que nunca acaba (ha tomado casi toda nuestra generación de vida, yo ya tengo 50 años; tenía 18/20 años cuando comenzó la Revolución…).
Esta lucha interna política y, por consiguiente, el estancamiento en una pobreza de la que no salimos jamás, están haciendo que nuestra Iglesia esté siempre jaloneada por fuerzas antagónicas, luchando porque se implante un sistema de entendimiento recíproco entre las partes reinantes y porque se establezca un gobierno honesto, capaz de pensar en los demás y no para adquirir mayor poder y dinero.
Nuestros amados Obispos del país se han reunido recientemente, según conozco, para tratar los problemas que actualmente preocupan la conciencia de los nicaragüenses; esto es, puntear ciertos actos de gravedad que ha tenido el gobierno actual, como es el tratar irrespetuosamente la constitución política del país; el irrespeto mostrado, muchas veces, al estado de derecho de los ciudadanos (sobretodo, en casos de protesta ciudadana); el poder político sobre las instituciones de Estado… en fin, toda una serie de irregularidades que no van a beneficiar a ninguna población, sino a unos pocos.
¿Crisis del gobierno? No lo sabemos. En un principio, muchos estaban esperanzados en que el actual presidente iba a ganarse los corazones a través de un gobierno justo, honesto y equitativo, pero, hasta el momento, todo parece ir al revés.
De momento, en el mensaje de la Conferencia Episcopal (23 Abril, 2010), se subraya la necesidad de entablar el diálogo nacional, sincero y comprometido; el respeto al estado de derecho y a las instituciones del país.
“Sólo de esta manera” – dice- “se podría garantizar una conviviencia pacífica y democrática”.

Por supuesto, éstas son sólo unos de los problemas y preocupaciones apremiantes que tiene nuestra Iglesia.
Otros problemas y no menos pesados, es el avance de los hermanos protestantes en nuestro país tan Católico, quienes se aprovechan de las debilidades y dificultades políticas que sufre la Iglesia para indoctrinar a la gente en sus creencias, provocando con ello la necesidad de apremiantes métodos de evangelización que motive a laicos integrarse con mayor intensidad en la labor pastoral de sus obispos; el avance de la corriente de la “Nueva Era”, que tristemente asoma en nuestras tierras tan puras y Católicas, un problema no de Nicaragua, sino de nuevas corrientes del pensamiento profano y moderno que está afectando al mundo entero… De todo estos problemas están bien conscientes nuestros Obispos, quienes no cesan de actuar de una forma y otra para enfrentar tantos desafíos como están amenazando nuestra Iglesia.

Todo esto me hace pensar: ¿y qué hacemos nosotros por nuestros Obispos? ¿Valoramos, verdaderamente, su trabajo?
A ellos les toca ser mediadores entre el Reino de Cristo y el mundo …
Bueno, ciertamente, ellos cuentan con toda nuestra oración y asistidos son del mismo Espíritu Santo.

C.H. -¿Cuál es el trabajo diario que Vd. realiza y desarrolla? ¿En qué áreas desarrolla su misión? En qué medida cuenta y es básica la música en toda su labor?

Para comprender mejor la Obra, quizás tenga que esuchar un poco sobre mi persona, lo cual no me resulta muy gracioso, pero le confiaré algunos datos – de otra manera, me resultará difícil presentar la Obra:
Yo soy laica, profesional en Humanidades y Teología, de 50 años, “virgen consagrada” por el Obispo, según el cánon 604, en vías de una fundación de vida religiosa. Para ello he tenido que levantar una obra misionera: tenemos niños, jóvenes y adolescentes.
Por supuesto, no hay nada todavía (quiero decir, “hermanas” – comencé un poco mayor a fundar), pero sí está naciendo un movimiento maravilloso de niños y jóvenes, quienes necesitan una mano mayor que los oriente.
Mas, no se crea que esto vino de mi cabeza.
Creo que de haberlo sabido, yo me hubiera fugado por otra parte…!!!
Todo pareciera indicar que es cosa de Nuestro Señor, mas yo no quiero decir nada porque todo lo estropeo. – Mi misión es trabajar en el corazón de los pueblos, es allí dónde me ha enviado Dios y aunque este corazón lo encontramos en todas partes y en todos los niveles de la sociedad, El ha querido ponerme en el verdadero corazón del los pueblos, esto es, donde se respira la verdadera humanidad de los hombres, es decir, entre los pobres.
–Sin querer, dirijo una fundación, se llama Fundación EducanFe, tengo que asumirla y cargar con ella sobre mis hombros.
Al poco tiempo de tenerla, dí con un proyecto muy bueno que me confió una pequeña “escuela técnica” (de 2 galerones de 2 aulas cada una; es decir, contamos con 4 aulas y un baño).
La escuela técnica se titula “Escuela Técnica Santa Teresa” y está situada en Santa Teresa, Carazo.
Allí quiso Dios se levantara esta obra.
Al cabo de unos años, me ví precisada de levantar un movimiento de niños, pues sólo “educándolos cristianamente” podría llegar a tener personas que, de verdad, amarían la Obra y me ayudarían a continuarla.
Y así ha sido. Algunos ya están adolescentes y aman todo lo que han vivido en el Oratorio Sagrado Corazón de Jesús.
En fin, es una obra educativa, en la zona rural, que toma toda una vida para ver los frutos.
Actualmente, se reciben los chicos en el Movimiento “Oratorio Sagrado Corazón de Jesús”, el cual está avalado por la Diócesis y la Parroquia (es decir, estoy autorizada y trabajamos en unión con la Arquidiócesis; de otra manera, no hiciera nada).
Por supuesto, el objetivo principal, es proveerles de educación en las buenas costumbres y sobretodo, ayudarles a tener una experiencia linda y positiva de su ser Católico, pues, debido a la pobreza, no todos alcanzan a gozar de los beneficios que proveen los colegios Católicos.
El Oratorio SCJ, es, pues, un programa Católico juvenil para chicos de escuela estatales, el cual podríamos explicar más simplemente de la siguiente manera: “el Oratorio SCJ es una especie de “boyscoutting” Católico, un programa de fin de semana, donde los chicos más pobres de los barrios se allegan para aprovechar bien el tiempo”.
Por supuesto, el Programa es tan bueno y abnegado, que muy pronto se creció y así me ví con muchos niños y jóvenes y desde entonces pasamos muchos apuros, presiones y dificultades.
Este año, además de la formación cristiana misionera que reciben niños y muchachos, estamos empecinados en integrar “los Talleres”, talleres benditos que nunca iniciaron y cada domingo les digo: “ya vienen, ya comenzaremos…”.
–Con el tiempo he podido darme cuenta que los jóvenes llegan a un punto de necesitar algún tipo de taller – como actividad, pues “están creciendo” y desean desplegar “habilidades” (ya no son como cuando eran niños).
Así, pues, estamos integrando (aunque con mucha pobreza y más bulla que cabulla) los Talleres de Música (con solfeo, para leer partituras, uso sencillo de flauta dulce, guitarra básica y Coro).
Manualidades (con mi bordado y tejido, dibujos y foamy, etc.), Fortalecimiento Escolar y Folcklor (éste último, a como podamos).
La población nos está demandando el curso de Costura, que con tanto éxito se dio años anteriores, pero de momento, no se ha podido.
– Además de todo esto, el gran programa misionero y de formación Católica que tanto trabajo da y tantas actividades y jornadas misioneras trae.
Tenemos en el año 2 grandes momentos: en Junio, con la Festividad del Sagrado Corazón de Jesús (a quien dedicamos la Obra) y en Diciembre, cuando celebramos la Navidad con una hermosa Pastorella, muchas veces junto con una obra teatral.
Para no hacerle el cuento tan largo, sólo puedo decirle, que el Oratorio SCJ ha venido a significar muchísimo para los jóvenes que lo conforman.
Les trae un programa educativo integral que les ha ayudado mucho en su vida personal y comunitaria.
Comienzan a darse los “Misioneros Antorcha”, nivel misionero que destaca a aquél joven entregado y comprometido por la Obra.

La Música. La música lo es todo para mí, por lo tanto, hago todo esfuerzo para que la música sea descubierta, también, por nuestros jóvenes. – Yo estudié de pequeña, piano; sin embargo, no se impulsó adelante por varias dificultades.
Ahora, he vuelto a repasar un poco y a querer poder leer las partituras para recapturar viejos cantos.
¡Qué alegría cuando pude retomar las melodías con sólo el toque de la flauta dulce!
Me pareciera no necesitar de más.
Aún y todo, toco un poco la guitarra, con la cual canto un poco.
La situación, con la música, ha llegado a tal punto, que… ¡tengo a todos los chicos queriendo aprender música!
–Yo me dije: voy a enseñar a los jóvenes, es decir, cerca de unos 12 personas, nada más…
¡Imposible! (la situación se me hizo dificultosa debido a que mezclo música con canto/coro; esto ha provocado que todos quisieran aprender música (y leer partituras).
(Es de mi mayor interés que aprendan, al menos, flauta dulce y rastreen las partituras.
– Debo confesarle: todo mi interés estriba en que los muchachos puedan capturar las notas para que los cantos religiosos se puedan transmitir de generación a generación sin pérdida de la verdadera melodía… sé que, me parece, estar queriendo hacer toda una hazaña: en mi vida, nunca he visto que nadie se preocupe por este asunto…!
Es triste ver toda una población sin la ilusión de la música, sin un canto que poder cantar en las manos!!! Mis 12 flautas (12 flautas que inicialmente compré) se me hicieron nada y aún no han podido ser desembolsadas.
—- Incluso he tenido solicitudes por aprender guitarra de otros jóvenes fuera del Movimiento… ¡Sé que toda Santa Teresa está esperando oír del curso de música! (No todos pueden entrar.
No todo es tan fácil ¿de qué vale saber música si no se ha aprendido amar a Dios? ¿De qué vale aprender talleres si se es un chico malo? Si nosotros les damos, ellos tienen, también, que dar: deben hacerse miembros del “Oratorio Sagrado Corazón de Jesús” y vivir un cristianismo del que nunca se van a olvidar).
-El profesor de música no vino nunca (quizás por el bajo salario. Entonces, tendré que iniciar yo el taller de música – es por eso que dí con Ud., pues trato de aprender cómo enseñar música a través de websites que encuentro en internet.
Pienso continuarlo yo, hasta que dé con algún otro profesor que nos pueda ayudar.
Actualmente nuestros recursos para desarrollar un Taller de Música son escasos.
Lo que hemos logrado, ha sido con mucho esfuerzo, en parte personal: 20 flautas dulces, 12 manuales, 12 atriles; no hay guitarra, más que la mía; prácticamente no tenemos salario para profesor, digamos unos $100.00 mensual, pues tenemos el alto costo del transporte.
Hay mucha inquietud por música, mucho movimiento.
Desearía poder contar con un órgano, al menos y sobretodo, manuales de música, donde ellos puedan confirmar sus conocimientos.
Por supuesto, partituras con cantos apropiados… libros de música.
En fin, perdone si me excedí. Si pudiera decirle un poco más: toda mi vida he deseado abrir un Centro de Arte.
Si hubiera sido en la capital, todo sería más fácil, pero me resultó ser entre la gente más pobre, donde nos toca proveer de todo y todavía educar los oídos más rudos… aún y todo, pienso que es maravilloso y de alguna u otra manera, vamos a llegar a la meta. Estamos haciendo cultura, estamos haciendo arte.
Estamos haciendo música… alguien tiene que comenzar, no?

C.H. – Como cree que puede influir la música religiosa bien interpretada en los actos de culto y hasta qué punto el alma nicaragüense se siente fascinada por la música.

Sus preguntas son muy bien escogidas y están formuladas por alguien en quien la música es un arte.
La música es precisamente más que un arte, siempre y cuando por “arte” entendamos algo meramente “técnico”; sin embargo, entender la palabra “arte” de esta manera, es una mera equivocación.
¿Qué podríamos entender por “arte”, cuando de música hablamos? ¿o qué queremos decir con la sola mención de la palabra “arte” en cualesquiera área aplicada? “Virtud, disposición y habilidad para hacer algo” (Dicc. De la Real Academia Española).
Me parece escasa y fría la significación encontrada.
¿No le parece un poco sin corazón? Casi, casi, como una máquina de ventas de Coca-Cola que vuela la botella al meter las monedas.
Creo que están equivocados: arte es más que eso: verdadero “arte” es “aquello” –además de habilidad- que subyuga el ser entero del hombre. Es algo ante lo cual el hombre se extasía, baja la cabeza, se admira, se plenifica… arte es espíritu, es trascendencia… no es una mera habilidad, es, incluso, pasión… Podemos, pues, añadir todas estas cosas al diccionario de la Real Academia Española.
Música, en este sentido, es arte.
¡Nunca en mi vida he pensado cómo una verdadera música puede influir en el culto! ¡qué bien me hace abrir los ojos! ¡Nunca había pensado en ello! (quiero decir, referente a la música que nosotros podríamos aportar…) ¡Quizás es por eso que nuestras misas nunca salen bien! Falta de recursos y estudios, nunca he podido hacer buenos coros (talvez ahora sí, desde que me cuido de aprender a leer y presentar partituras).
Generalmente, sólo pienso en el buen momento que tenemos todos de cantar, cantarle a Dios, no importando cómo lo hacemos!
La alegría de todos es tan grande, que me parece que, después de todo, Dios mismo termina contento!
Sin embargo, es muy cierto que la música es la media naranja de un buen culto a Dios.
Es decir, tenemos “la muñeca”, ahora hay que “vestirla” y éste vestido, viene a ser la música en el culto.
La música es un arte en el corazón de los hombres.
Música es, también, comunicación. Como seres humanos, todos sentimos la buena acogida de la música.
Nos hace falta, es parte de nuestro ser.
Es hermoso cantar y hacer música.
De esta misma manera, los nicaragüenses se recrean en la música con melodías muy particulares y de insólita belleza.
¿Ha escuchado Ud., la melodía de la “Mora Limpia”? (Músico/Compositor: Justo Santos)
¿Conoce Ud., algo de Nicaragua?
¿Ha escuchado Ud., sus marimbas?
Esa música sonora, alegre y de fondo, que sutilmente toca el corazón del hombre y nunca cansa? (Músicos/Compositores: Otto de la Rocha, Camilo Zapata, Carlos Mejía Godoy, … por mencionar unos pocos).
Desearía enviarle algunas piezas ó ¿ya las conoce?
La música más hermosa es la del folcklor, la más limpia y de aguas azules.
Ella se encuentra y expresa en el corazón de los pueblos, donde está Dios con los hombres.

C.H. -¿Qué imagen tienen de la iglesia española en su país y hasta qué punto se puede decir que reciben ayuda material y espiritual de las diócesis y órdenes religiosas?

¡Dios mío! ¿y quién soy para que me haga todas estas preguntas tan serias de este tipo? ¿y qué estoy haciendo yo, es lo que me pregunto? ¡Creo que somos dos locos enamorados de la música, verdad?!
¡Da gusto encontrar personas así!!!
Aquí a España se la quiere mucho (y particularmente yo más que nadie), porque España ha misionado nuestras tierras tanto, tanto!!! Desde pequeña recuerdo tantos religiosos y misioneros…
¡Cómo ha bendecido Dios a España y cuántos frutos ha dado de hermosas vocaciones y qué legado y trabajos han dejado aquí en nuestra Nicaragua!
Yo una vez escribí un comentario, al respecto en internet, y expresé: “¡verán como sus esfuerzos y sacrificios no serán nunca defraudados!”.
¡Dios bendiga a España! (Hace 30 años, yo quise ser Carmelita Descalza).
Al cuarto año, luego de mis votos profesos, hube de salir por razón de dificultades climáticas.
Allí fui formada por hermanas españolas, mi mayor confianza.
El Señor me tenía preparado otro camino a su manera.

Soy consagrada y en vías de fundación de vida religiosa, pero por ser todavía sola, yo no recibo ayuda de nadie, mas de lo especificado anteriormente.
Si, desearía recibir ayuda: yo muero porque se me ayude a construir una Capilla Católica (tengo 25 años de estarla esperando), con hermosas imágenes, como las tiene España.
Esta Capilla ser para la Obra en Santa Teresa.
Desearía, también, poder comprar el lote anexo a los nuestros, en Santa Teresa, para extender el deporte de lo que algún día llegará a ser una escuela elementaría y secundaria Católica de la Parroquia.
Mas, no sé para qué le digo esto. Esta bien, lo hago para que entienda la situación de nuestra Obra y hacia dónde vamos.

C.H. -¿Cómo ve el futuro religioso en Nicaragua y en qué puntos debería incidir más la iglesia para conseguir metas interesantes?

Me encanta ver que puedo conversar con Ud., con el corazón en la mano, pues, generalmente, se presentan personas a quien debo ocultar mi interés religioso en los proyectos sociales, porque – según me dicen- no es conveniente mostrar el lado “religioso” de la cosas… (entonces, me disfrazo de “funcionaria social”), así que estoy fascinada conversando con Ud., como un mera hija de Dios que soy.
Esta pregunta parece ser a tipo personal.
¡Bien! Creo que ya en la primera pregunta se me escaparon algunos puntos, que de “metida” tuve que decir, porque Ud., preguntaba sobre la opinión de los Obispos… esta vez, voy a contestarle de manera personal.
En primer lugar, el mundo y su entorno no nos presentan grandes promesas. Muchas cosas parecen amenazar nuestro planeta, no sólo ecológicamente, sino, también, tecnológicamente: el mundo se ve amenazado por una vida más a la carrera, basada en el poder de la “imagen” propia, del poder del dinero, del placer mundanal, del capitalismo salvaje … el mundo es monopolizado según los intereses de los países más poderosos, aperturándose, los países más débiles, al acceso con otras culturas de ideologías extrañas y pujantes … del respeto a la liberdad de expresión, a la libertad religiosa, pasamos a sentirnos parte de una mayoría aplastante (por ejemplo, lo que está pasando en Argentina con el aborto)… También, es importante mencionar toda la influencia negativa que, cables de TV – que antes inspiraban respeto y admiración- tales como Nat-Geo, History Channel, Discovery Channel, (Programas como “Living & Entertainment”), junto con un sinnúmero de películas de calidad, ahora continuamente, hacen mofa de nuestras creencias cristianas, de la manera más descarada, procurando crear confusión en materia de fe y culto. La nueva tecnología está unificando al mundo pero, también, está exponiendo a las nuevas generaciónes de nuestros pueblos, a recibir todo tipo de influencia cultural, muchas veces, fuera de nuestro control.
Algunos expertos rgumentan: “¿Sabemos a dónde va todo esto? A un Catolicismo sin Tradición. Un Catolicismo `light´”.
No sé si Ud. lo estará notando como yo, pero “tiempos fuertes” comienzan a entrar en nuestro planeta… como aires ajenos y extraños que afectarán un tanto, no sólo a nuestra Iglesia nicaragüense, sino a la Iglesia Universal.
En cuanto a Nicaragua, mientras la lucha política no ceda espacios para la comunicación, la paz y la honestidad y el país esté fraguado siempre en una pobreza de la cual no sale nunca, difícilmente la Iglesia podrá trabajar por una espiritualidad armoniosa y serena ya que, por otro lado, no sale de la gran lucha fundamental que significa defender y promover la superación social de los más desfavorecidos de la sociedad para que todos puedan, primeramente, gozar de una vida digna.
A pesar de todo, en esta dura labor social de Nicaragua – y los “miedos” (Cf. Juan Pablo II, 22 Octubre, 1978- Mensaje a los jóvenes) que pudieran sobrevenirle a los buenos creyentes en este precoz período de la historia –como dije arriba- con “tiempos fuertes” para la humanidad, Dios siempre nos sorprende con su actuar tan siempre y eternamente original: Su Espíritu se manifiesta en la debilidad del hombre y en medio de la miseria humana (luchas por la libertad, la dignidad y el respeto etc. ); manifiesta Su Espíritu con los pobres (humildes) y como San Pablo, esta Iglesia se anima a expresar: “ en medio de nuestras debilidades, el mismo Espíritu intercede por nosotros con gemidos indecibles…” (Cf. Rom 8, 26-28). Y es este mismo Espíritu el que asiste a nuestra Iglesia y hace espiritualidad en Nicaragua.
Y es este mismo Espíritu el que asistirá a nuestra Iglesia Universal en los momentos de prueba.
De momento, nuestra Iglesia está haciendo mucho incapié en la pastoral de la evangelización de los pueblos y en la necesidad de incrementar las obras misioneras, así como crear y promover fuentes de inspiración para que se fomente la espiritualidad (la oración) y el apostolado entre los fieles (reciente ha sido la creación del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes y se promueven más que nunca peregrinaciones a Santuarios históricos de Nicaragua). P
ienso que nuestra Iglesia debe, también, volver al folcklor, al corazón de los pueblos, pues Dios está en la humanidad del hombre.
Más que nunca, educar católicamente, evangelizar y transmitir la fe según la Tradición y el Magisterio de la Iglesia.
La música es el gran recurso misionero, lo sabemos: el traje que engalana nuestro culto a Dios.
En la música encontramos a Dios y nos encontramos a nosotros mismos.
La música alcanza el espíritu, nos lleva a Dios; amansa las masas de gente y dulcifica el corazón.
Si, la música, sobretodo, en la expresión de coral polifónica es lo más bello para el culto y el culto debe ser dignamente atendido, por tratarse del más precioso tesoro del cristiano.

0 comentarios

Otros artículos relacionados