Querida Directora y Componentes de las Voces de Cantoría Hipponensis: 

Como os he dicho muchas veces, vosotros sois la niña de mis ojos, y no quiero que pasen estas fechas sin que recibáis mi carta de cariño desde estas altas alturas del Olympo. Ya se que en estos momentos estáis muy ocupados preparando vuestros eventos musicales – día 19 en la Catedral  por el 60 Aniversario de Cáritas en Valencia,  a las 11 de la mañana; día 20 Misa y Concierto Navideño en la Parroquia de Cristo Rey, 12.00 horas y día 21 en la Parroquia de San Agustín, conjuntamente con el Cor de la Vila de Godella, Concierto de Navidad a las 19. 15 de la tarde – pero si encontraréis unos minutos para leer mi mensaje navideño. 

Como todos sabéis, la Navidad ya está a la puerta de vuestros hogares para anunciaros que Cristo ha vuelto a nacer en Belén y espero que los villancicos que vais a interpretar en vuestros conciertos, sean el mejor canto de amor para el recién nacido y que El os devolverá vuestro canto con la sonrisa más feliz que podéis imaginar. 

Quiero igualmente sugeriros, que pese a las dificultades por el Coronavirus, que no se apague vuestro entusiasmo por el canto coral, porque “si se calla el cantor, calla la vida” y eso si que significaría una catástrofe irreparable. Todos tenéis que unir esfuerzos para encontrar voces masculinas – tenores y bajos – para que ambas cuerdas tan importantes en el canto coral se refuercen y se fortalezcan musicalmente. Y en esta labor todos sois muy importantes. 

No me cabe la menor duda, que Los Reyes Magos, – no os olvidéis de escribirles vuestras carta – para el nuevo año os traerán nuevas canciones, nuevos conciertos, nuevas ilusiones musicales  y que es necesaria la fuerza de todos para alcanzar metas, para llegar a cimas nuevas y, remando todos ilusionados, llegar a puertos donde el canto coral siempre es bien recibido. A propósito, no sabéis la ilusión que me hizo saber que en vuestra última Asamblea Coral, os comprometierais en un concierto para ayudar a programas necesitados de colaboración  y que con vuestra aportación se podrán aliviar algunas necesidades importantes. 

No os quiero cansar más con mis pensamientos desde el Olimpo, pero sabed que siempre os quiere y que sois, lo repito una vez más, la niña de mis ojos. 

Besos 

Euterpe, Musa de la Música

 

Shares