Querido alumno/a de la Promoción del Colegio de Sto. Tomás de Villanueva 2018-19:

Acaba de llegar para tu Promoción una fecha y un día en la que siempre has soñado. Me refiero a tu Graduación y dejar el Colegio en el que tantos años de tu vida  has dejado entre sus muros, sus aulas, sus patios y tantos lugares que únicamente tu guardas en el fondo de tu corazón.

Estoy convencido, porque la experiencia es maestra de vida, que esos años no se podrán borrar de tu memoria, encuadrados en su marco alegre, triste, nostálgico y odioso. Aunque este último adjetivo, con el tiempo que todo lo difumina, irá diluyendo el color negro para dejarlo en una simple vivencia sin peso específico.

Efectivamente, abres paso a otra promoción – es ley de vida –  y a partir de este mismo momento, ya nuevas primaveras te esperan a lo largo de tu vida de mayoría de edad, recién estrenada.

Nadie puede detener al tiempo y te vas a navegar a nuevos y desconocidos mares donde no siempre los vientos que empujarán tu quilla serán siempre dulces, suaves y acariciadores y para los momentos contrarios te presento algunos pensamientos de San Agustín, bajo cuyo espíritu has sido educado y cuyas directrices son y serán siempre válidas.

“Lo correcto es correcto aunque nadie lo haga; lo incorrecto, es incorrecto incluso si todos lo hacen”.

“La verdad es como un león, no necesita defenderla. Déjala libre, se defenderá a sí misma”.

“La fe es creer en aquello que no se ve; la recompensa de la fe está en ver lo que crees”.

“Averigua cuanto te ha dado Dios y de eso toma lo que necesitas, el resto lo necesitan los demás”.

“La verdadera perfección del hombre es descubrir sus propias imperfecciones”.

“Debes ser vaciado de aquello de lo que estás lleno para poder ser llenado donde estas vacío”.

“Es mejor cojear por el  camino que avanzar a grandes pasos fuera de él. Pues quien cojea por el camino, aunque avance poco, se acerca a la meta, mientras que quien va fuera de él, cuanto más corre, más se aleja”.

“Una virtud simulada es una impiedad duplicada: a la malicia, une la falsedad”.

Y nada más, querido alumno/a de la Promoción 2018-19. Aunque no quiero terminar esta carta sin recordarte la letra de una canción de Alberto Cortez a quien la Parca ha cortado el hilo de la vida hace poco tiempo y que reza así:

“… Camina siempre adelante

tirando bien de la rienda,

mas nunca ofendas a nadie

para que nadie te ofenda.

Camina siempre adelante

y ve marcando la senda,

cuanto mejor trigo siembres

mejor será la molienda.

No has de confiar en la piedra

con la que puedas topar,

apártala del camino

por los que vienen detrás.

Cuando te falte un amigo

o un perro con quien hablar,

mira hacia dentro y contigo

has de poder conversar…”.

 

¡Enhorabuena y que todo te siga bonito!

 

Juan José Davalillo

 

Shares