LA CRISIS Y TODO ESO

No sé yo si me resistiría a aceptar cobrar un pastón todos los años por el mero hecho de asistir a las juntas del Consejo de Administración de una entidad bancaria que además imagino acabarán con una fantástica comida en un restaurante de categoría aunque eso sí sin el característico puro habano tan asociado a estos personajes en el imaginario colectivo eso ya pasó a la historia y ojo sin necesidad de saber nada del rollo banquero supongo que la única condición para aceptar que yo exigiría sería tener asegurada la impunidad y el caso es que a la vez que hago esta confesión que pone de manifiesto mi  dudosa catadura moral soy de los que critican el morro de estos personajes lo que que no deja de ser paradójico se critica a los bancos por querer recuperar los préstamos hipotecarios que concedieron qué duda cabe de que en algunos casos la situación de los endeudados es dramática y resulta de una frivolidad absolutamente reprobable decir aquello de que se lo hubieran pensado antes cuando hay familias que se quedan en la calle pero no es menos cierto que la situación es muy compleja y otra vez en este caso como en el de los convidados de piedra al banquete de la Junta de accionistas me pregunto cual sería mi postura si fuera yo el acreedor y la verdad es que no sé que responder se critica a los promotores por el precio de la vivienda y también en este caso me entran dudas sobre lo atinado de estas protestas porque al fin y al cabo no son ellos los que fijan el precio de las casas o de los terrenos ni en general los que especulan con ellas se trata más bien de una diabólica ley de la oferta y la demanda que hace que los precios suban o bajen no conozco a nadie que venda su casa por un precio inferior al de mercado que muchas veces supone una revalorización tremenda respecto al precio que él o sus parientes pagaron en su día y no digamos de aquellos que se dedicaron al lucrativo negocio de comprar viviendas y revenderlas poco después obteniendo con una pequeña inversión y sin aportar ningún valor añadido al producto una rentabilidad del 100% o incluso superior por supuesto mucho mayor que la obtenida por el promotor generando de paso una demanda irreal causante o cuando menos coadyuvante de la subida de los precios algunos dejaron incluso su empleo de bancarios por ejemplo para dedicarse a esta actividad tengo que reconocer que si yo no lo hice no fue porque mi moral me lo impidiera qué va mi único freno fue no me atreví a dar el paso en su momento a veces tengo la impresión de que la medida de mi moralidad es únicamente la de mi cobardía para asumir riesgos o ser descubierto espero que esto que me ocurre a mí no sea general porque si es así aviados estamos quiero decir con todo esto que los procesos  sociales son complejos y sin embargo tenemos la tendencia a simplificar y a dividir a la gente en buenos y malos decentes e indecentes morales e inmorales honrados y deshonrados de derechas o de izquierdas etc y yo creo que la distancia entre unos y otros es sutil        

Latest posts by Peripatético (see all)

Shares