CINCO PREGUNTAS A: Grupo de clarinetes QUATRE VENTS
Alguien definió al clarinete como el más bello de los instrumentos de la Orquesta…  
Sin entrar en ningún tipo de disquisiciones,  escuchar el Clarinete es una verdadera delicia.
Si en lugar de uno, son cuatro, el placer aumenta exponencialmente y si además, estos cuatro los tocan: QUATRE VENTS, pasamos ya al mundo de lo sobrenatural…
El pasado mes de mayo, Cantoría Hipponensis interpretó a Mozart. Y lo hizo acompañado por la magia de este Grupo.  Al terminar uno de los ensayos, fuimos obsequiados con una interesante charla a cargo de cada uno de los componentes sobre los instrumentos utilizados, características, aplicaciones, su música etc.  Ni que decir tiene que consiguió apasionarnos hasta el punto de sabernos “tan a poco” qué, en la Sacristía de Santa Catalina, minutos antes de comenzar Cantoría’14, les pedimos su respuesta a cinco preguntas incluidas en un cuestionario a fin de conseguir ampliar algo más su, nada corta, exposición.
La gentileza de estos grandes músicos ha hecho qué, algún tiempo después podamos ofrecerles desde nuestra Página, este texto en el que además de sus extensas biografías musicales figuren las respuestas en torno a CINCO PREGUNTAS A… QUATRE VENTS, el Clarinete y su Música.
Disfruten con ellas.
                 (Pincha en las fotos para ampliar)
1.- Hablar de vuestro curriculum personal. ¿Cuándo, por qué, dónde y cómo hasta hoy de “Quatre Vents”?

JOSÉ RICARDO FORNER
Realiza  sus estudios en el Conservatorio Superior de Música de Valencia obteniendo, en el final de los grados medio y superior, la calificación de matrícula de honor y premio extraordinario final de carrera. También cursa a su vez los estudios de Armonía, contrapunto y fuga. Ha recibido clases de especialistas tales como: J.V.Herrera, A.Goig, M.Espejo, R. Jowit, J.E. Lluna, R. Weiser, J.Cerveró, B. Egger, etc … A su vez también cursa diferentes cursos de dirección de orquesta y banda en diferentes lugares. Es componente de la Orquesta del Auditorio Jose Carreras de Vila Seca, y de la Orquesta de les Terres de L’Ebre (OSTE). Ha colaborado con numerosas orquestas españolas: Orq. Sinfónica de Madrid (OSM), Orq. Municipal de Valencia, Orq. de Cámara “Camerata XXI”, Orq. Sinfónica de la RTVE, Orq. Nacional de España (ONE), etc Ha obtenido diversos premios en concursos de música de cámara con el cuarteto de clarinetes “Quatre Vents” y es Master en P.N.L.    Es miembro del trio para violín, clarinete y piano “Accent”. En la actualidad  realiza su labor docente en el conservatorio de música de Tortosa.

EDUARDO RAIMUNDO
Actualmente ocupa la plaza de clarinete bajo de la Orquesta Nacional de España, trabajo que compagina con una gran actividad concertistica en música de cámara. Es miembro del Trío Musicalis y colabora con agrupaciones como Neopercusion, Ensemble Residencias, Cadaques, Mixtour, Alart Quartet, Plural Ensemble. En el ámbito orquestal ha sido miembro de la orquesta sinfonica de Madrid y colabora con, Freiburg Barockorquester, Palau de les Arts, Cadaques, Spira Mirabilis, RTVE, Valencia, Islas Baleares, Córdoba. Ha estudiado en el conservatorio de Valencia con Joan Cerveró y amplia sus estudios en Milán con A. Carbonare. Paralelamente estudia clarinete bajo con A.Goig y H. Spaarnay. De la mano de Lorenzo Coppola toma contacto con los instrumentos historicos y realiza el master en interpretación de la Música Antigua bajo su tutela.

DAVID MARTÍNEZ
Finaliza sus estudios en el Conservatorio Superior de Música de Valencia, con José Cerveró, obteniendo Matrícula de Honor y el Premio Extraordinario final de carrera en clarinete y en música de camara.
Ha perfeccionado sus estudios de clarinete con Bertram Egger, Alfred Prinz, Miguel Espejo, Vicent Alòs, Toni Goig, Reinhard Wieser, Karl Leister, Thomas Friedli, José Vte Herrera… de pedagogía musical con Javier Duque i de música de cámara con el Cuarteto de cuerda “Silvestri” y cuarteto de clarinetes “Vienna clarinet connection”.
Ha colaborado con diferentes orquestas como la  Orquesta Sinfónica de Madrid,  Orquestra de les Illes Balears “Ciutat de Palma”, Orquesta  Nacional de España. En el año 2002 ingresa  en el cuerpo de Funcionarios de Profesores de Música y Artes. Actualmente ocupa la plaza de clarinete bajo en la Orquesta de Valencia.

MIGUEL PÉREZ
Nace en Yátova, cursa sus estudios musicales en el Conservatorio “San Rafael” de Buñol y el Conservatorio Superior “Joaquín Rodrigo” de Valencia.
Estudia con los profesores Manuel Palau, Luis Sanjaime, Juan Ramón Beltrán y José Cerveró. Perfecciona sus estudios de clarinete con José Vicente Herrera, Antonio Goig, Reinhar Wiesser  y Bertrham Egger entre otros.
Ha actuado con las siguientes orquestas: Orquesta del Conservatorio Superior de Valencia, Orquesta de L’Horta Nord, Orquesta de la Radio Televisión Española, Orquesta de Cámara de Valencia, Camerata S. XIX y Real Orquesta Española.
Fundador del  Cuarteto de Clarinetes “López Chavarri”. También es componente y fundador del quinteto de viento “ Santa Cecilia’s Wind Quintet”.
Con “Santa Cecilia’s Wind Quintet” tiene grabado  un cd titulado “Sonidos del sabor”, editado para el proyecto Gastra de Sevilla.
Como director y junto a la Sociedad Musical “Turisense” de Turís graba un Cd de música festera a petición de la filà de los Maseros de dicha población por su centenario.
Ha sido profesor de Clarinete de la Escuela de música “El Corbinet” de Cortes de Pallás, en la escuela de música de Teresa de Cofrentes y en el Conservatorio “San Rafael” de Buñol.
Es profesor de clarinete en las escuelas de música de Dos aguas y “Santa Cecilia” de Yátova.
Ha realizado diferentes cursos de dirección de orquesta y coros, entre ellos el “Milenium Pace”.
Ha  sido director  titular de la Agrupación Cultural “San Blas” de Teresa de Cofrentes y la Sociedad Musical Turisense de Turís. Ha sido director invitado del C.I.M. “Santa Cecilia” de Yátova.
Actualmente es director de la “Artística” de Chiva y de la Agrupación Musical “Virgen del Rosario” de Dos Aguas .
Desde el curso 1999/2000, ejerce su labor pedagógica como profesor de Educación Secundaria en la especialidad de Música.

“QUATRE VENTS”
La historia de “Quatre Vents”  tuvo su germen en el C.S.M. “Joaquín Rodrigo” de Valencia, debido a una inquietud musical de cuatro jóvenes con un deseo de aprender.
El inicio del proyecto no estuvo exento de vicisitudes, pero al mes de su formación ya participan en su primer concurso de música de cámara en la ciudad de Manresa, donde quedan finalistas. Esto animó mucho a continuar con el trabajo aunque todo el mundo no parecía estar de acuerdo con nuestro empeño.
Poco después, por motivos de trabajo de uno de sus componentes iniciales tuvo que dejar el grupo, en esos momentos se abrió una incertidumbre, que pronto se disipó con la incorporación de un jovencísimo talento, lo cual nos hizo reavivar nuestro empeño.
Pronto comenzamos a disfrutar de éxitos en concursos y conciertos.
Primer premio en el Concurso Internacional de Castellterçol, Primer premio en el Concurso Internacional de Música de Cámara “Montserrat Alavedra” de Terrasa, Primer premio en el Concurso Internacional de Música de Cámara de Manresa, Tercer premio en el Concurso Internacional de Música de Cámara de Guadamora. Primer premio del T.I.M en Zaragoza, y Tercer premio en la final celebrada en Roma.
Han realizado la grabación de un CD con sus obras más representativas.
Actualmente realizan todos los veranos cursos de perfeccionamiento para joves clarinetistas de todas las edades.

2.- Siempre hemos tenido curiosidad por conocer el origen real de la expresión: “los valencianos son mejores músicos de viento que de cuerda”. Que hay de cierto en ella?
Bueno, yo creo que muy poco. No se trata de  calidad sino de cantidad.
Lo que ha pasado en nuestro país en general, es que ha habido una tradición bandística muy importante. Como la banda esta formada mayoritariamente por instrumentos de viento, es normal que los músicos que más destacaban fueran vientos y no cuerdas. Pero ello no quiere decir que sean mejores músicos.
Lo más importante que nos ofrecen las bandas es el contacto con la música y con la sensibilidad que se desprende de ella. Esta situación facilita  que muchos niños desde bien pequeños estén en contacto con la música y las emociones. Esta relación, durante muchos años, hace que muchos  valencianos estén muy abiertos a la música y  tengan un sensibilidad muy especial como músicos. Pero esta realidad no garantiza resultados, ni distingue entre instrumentos!!. Simplemente nos educa como músicos.
Las bandas nos han dado muchísimo durante mucho tiempo, tenemos que ser conscientes de ello. Ahora todos admiramos el proyecto venezolano “ El sistema” que ha sacado a Gustavo Dudamel como un músico genial que marcara una época, pero ¿no tenemos un entramado muy parecido al suyo creado desde hace mas de 100 años?. De esta tradición solo hemos obtenido cosas buenas, así que ahora debemos saber cuidarla y valorarla como se merece.
Debemos estar muy orgullosos de que hay muchos músicos valencianos que viven de la música y para la música.
Nuestra sociedad nos ha ayudado como músicos, no importa el instrumento, y esto, es lo más bonito.

3.-  Los Clarinetes que se utilizaron en el concierto.

El clarinete como instrumento transpositor
Una de las característica de este instrumento es que no emiten las notas reales que el compositor ha escrito en el guión, sino que las transportan para que puedan sonar igual al hallarse en distintas tonalidades. La notación de las partituras de los instrumentos transpositores se sitúa a una altura distinta de la que realmente produce en el momento de la ejecución. Por ejemplo, si queremos transportar una melodía escrita para instrumentos en Do, al clarinete en Sib y La, se deberá volver a escribir la melodía dicha un tono más alto para el primero,  y un tono y medio para el segundo.
El clarinete es el mejor representante de los instrumentos transpositores, ya que en sus inicios y bajo la problemática del rudimentario sistema de llaves del clarinete barroco y clásico, cosa que imposibilitaba sobremanera la ejecución en determinados tonos, el clarinete para poder superar esta limitación (clarinete clásico de la década de 1770) se diseñaba en distintos tonos. Con esta práctica, era posible tocar música e diferentes tonalidades con ciertas garantías.
El Clarinete Soprano
El grupo de los clarinetes sopranos alberga al clarinete “estándar” clarinete soprano en Sib. En un primer momento, el clarinete más convencionalmente utilizado era al clarinete en Do, pero como su timbre resultaba un poco duro en los registros clarín y sobretodo en el sobreagudo, fue poco a poco desplazado en su condición de instrumento tipo por el afinado en Sib. Aunque compositores como Mozart, Beethoven, Brahms, Berlioz, Rossini, Verdi y Malher lo siguieron utilizando en algunos de sus trabajos.
Actualmente, el clarinete en Sib es el más utilizado por sus mejores cualidades sonoras. A partir de medianos del segundo cuarto de siglo XIX adquiere protagonismo  y, junto con el clarinete en Do, se convierten en equipo estándar del clarinetista.
Posee un timbre brillante pero al mismo tiempo dulce y aterciopelado, y una afinación más precisa. Su facilidad de emisión y su poder de expresión le han hecho insustituible en la música moderna. La mayor parte del repertorio clarinetístico  está compuesto para este instrumento, tanto en trabajos orquestales y de cámara, como en composiciones como solista. Berlioz (1860) lo describe como “este hermoso tiple instrumental, tan sonoro, tan rico de acentos penetrantes cuando se le usa en masa, en un a solo gana en delicadeza, en matices sombreados, en sentimientos misteriosos”.
A un semitono bajo respecto del Si b, y una tercera menor descendente de Do, se sitúa el clarinete soprano afinado en La. Con una sonoridad más aterciopelada, este instrumento tiene una gran vigencia en la música orquestal y de cámara. Grandes compositores como Mozart lo han utilizado en su música más íntima y lírica explotando al máximo sus eximias cualidades tímbricas. Su facilidad de mecanismo le permite una gran agilidad y flexibilidad similar a la del clarinete tipo en Si b., además, en términos de afinación no tiene nada que envidiar a éste.
Actualmente se encuentra integrado en la orquesta, junto con el soprano en Sib, requinto en Mi b y bajo en Sib.
El Clarinete Bajo
En el grupo correspondiente a los clarinetes bajos existen tres variedades más usuales afinados en Sib, La y  Do. El primero, afinado a una octava por debajo del instrumento tipo, es el más importante del grupo.
Hasta el diseño actual, el clarinete bajo se ha construido con muy diversas formas, en orden a enroscar su tubo y facilitar su manejo -forma de fagot o serpentón – recto con una campana orientada hacia abajo – recto con una sección doblada conectada a la campana – etc …
A partir de mediaDos del siglo XIX  el clarinete bajo adquiere un diseño similar al actual, pero con cuatro secciones: una boquilla, un tudel o gancho, la sección central para el mecanismo y una larga campana con curvatura.
A partir de 1900 el diseño pasa a cinco secciones;  una campana curvada de metal, una sección central para el mecanismo que se secciona en dos partes o cuerpos, y varios sistemas de llaves, entre ellos el sistema Oehler (1900), el sistema Boehm (Buffet-Crampon, 1910-30), y la reforma del sistema Boehm (F.Wurlitzer, 1964), que se instalan en el instrumento.
El clarinete bajo fue introducido por Meyerbeer en la orquesta .
Numerosísimos compositores de ópera han utilizado el clarinete bajo en sus composiciones: Verdi; “Simon Bocanegra”, La Forza del destino”, “Don Carlo”, “Aida”. Puccini; en cuasi todas sus óperas. Las cualidades tímbricas del clarinete bajo moderno encajan formidablemente para obtener determinados efectos sonoros muy demandados en la música del siglo XX; Las sinfonías nº1, 2 y 9 de Malher,  Strauss; “Don Quijote”, Ravel; “La Vals”, Stravinsky; “La Consagración de la Primavera”, Wagner; “Las Walkirias”, etc… constituyen trabajos esenciales del repertorio del clarinete bajo
Conclusión
Para superar las limitaciones técnicas del clarinete de la época clásica y poder tocar en varias tonalidades, en el último cuarto del siglo XVIII los clarinetes se empezaron a fabricar en varios tonos, cada uno de los cuales podían abordar con éxito pasajes u obras en su tono o en sus tonos vecinos. De esta forma, se podía tocar en varias tonalidades utilizando un sistema universal de digitación. A medianos del siglo XIX los cuerpos de recambio fueron perdiendo importancia y los clarinetistas comenzaron a utilizar tres clarinetes en la orquesta: el afinado en Do, en Sib y en La. El clarinete en Sib fue adquiriendo popularidad en la segunda mitad del siglo XIX, sobretodo en las bandas  militares.
El clarinete bajo ha sido el miembro de la familia, junto al corno di basseto,  que más diseños ha experimentado a lo largo de su historia. Hasta el actual diseño de L.A. Buffet con un cuerpo recto y una campana curvada de metal, el clarinete bajo se ha construido con muy diversas formas para facilitar su manejo.
En el siglo XX el sistema Boehm se estandariza. La mayoría de los sistemas desarrollados en este siglo se nutren de las ideas constructivas de Müller, Sax y Klosé. También especial atención al sistema O.Oehler, que fue también bastante influyente y su uso está extendido en la actualidad junto con el sistema Boehm. A partir de aquí, algunos clarinetes han sido diseñados como un concepto mixto aplicando determinados elementos del diseño del sistema alemán (Oehler) y francés (Boehm), lo que evidencia la tendencia general de los fabricantes a idear sistemas híbridos tomando lo mejor de cada sistema.
Las posibilidades técnicas del clarinete, su amplio rango dinámico y su flexibilidad convierten al clarinete en objeto de profusas composiciones de todo tipo de formaciones y estilos, cobrando especial  importancia las obras a Solo con los nuevos efectos sonoros demandados en la actualidad. En suma, el repertorio actual se caracteriza por un desmesurado virtuosismo que exprime las posibilidades técnicas del instrumento  hasta límites inusitados.

4. Podemos considerar a Mozart como el gran impulsor del clarinete en su época. ¿Qué otros músicos han hecho uso en sus composiciones de este instrumento?

Sin duda, Mozart con su concierto para clarinete y orquesta KV 622, le dio un gran impulso al repertorio escrito para nuestro instrumento. Pero además compuso otras obras muy importantes. Podemos mencionar el Quinteto para cuarteto de cuerda y clariente KV 581, el Kegelstatt Trio para viola, clarinete y piano KV 498,  o la serenata “Gran partita” para 13 instrumentos de viento KV361,
También otros compositores utilizaron el clarinete de forma magistral en sus composiciones, interpretándose sus obras en la actualidad en diferentes salas y auditorios. Voy a destacar al compositor alemán Carl Maria von Weber. Compuso diferentes obras como el Concertino y los Conciertos 1 y 2 para clarinete y orquesta, Quinteto para cuarteto de cuerda y clarinete o el Grand Duo Concertante para clarinete y piano. También quiero mencionar al compositor J. Brahms nos dejó dos sonatas para clarinete y piano, un trio para clarinete, piano y cello y el quinteto para cuarteto de cuerda y clarinete. Otra mención especial deberíamos dársela al compositor francés C. Debussy con su rapsodia para clarinete y piano. Obra compuesta para el Concurso del Conservatorio de París de 1909-1910, posteriormente el mismo Debussy la orquesta en 1911 y la califica como una de sus obras más bellas.  También a I. Strawinsky con sus tres piezas para clarinete solo.
En otros ámbitos el clarinete ha sido utilizado de forma importante, como en el jazz. Destacaría al brillante clarinetista Artie Shaw con su concierto for clarinet
También en la música Klezmer el clarinete, con la figura de músicos como Giora Fiedmann, tiene un papel más que destacado.

5.- El clarinete nos ha demostrado ser un comodín hasta ahora. ¿Cuál auguráis que será su futuro frente  la música actual?
 Para nosotros, el clarinete es un instrumento que todavía continua evolucionando y tiene infinidad de recursos que han de desarrollarse con el paso del tiempo.  Las nuevas investigaciones y materiales hacen que nuestro instrumento esté en constante desarrollo, no hay más que comprobar todas las fusiones que actualmente se realizan con los clarinetes alemanes y franceses.
Creemos firmemente que dada la escasa edad de el clarinete ha demostrado una capacidad de adaptación asombrosa a los diferentes estilos, ha sabido cautivar a compositores de todo tipo ya que la variedad de registros con las que cuenta son muy amplias, su espectro sonoro, es capaz de revivir muchas atmosferas desde las más tiernas a las más audaces.
Pepe Esteve. Equipo C.A.I.


 

Shares