Con ocasión del decimotercer aniversario de nuestro coro, nos reunimos el sábado 14 de abril en la acostumbrada comida en el Colegio.

Buen ambiente y abundante y variada comida hicieron que disfrutáramos como es habitual en nuestros encuentros fuera y dentro de la actividad coral. En esta ocasión, aparte de las tradicionales empanadas, tartaletas, ensaladillas, tortillas y demás, hubo quién no se lo pensó dos veces y se trajo una cazuela con arroz al horno o una olla con embutido y habas. Todo estaba buenísimo y, si al final de la comida estábamos saciados, a estas horas del domingo ya se me empieza a despertar el apetito al recordar aquellos platos.

Concluida la comida, Amparo Bernet desveló el “secreto mejor guardado” del presente curso: los premios del concurso fotográfico que se organizó allá por el mes de enero desde la voz de las contraltos:

Primer premio: LA ALBUFERA – Luis Baraza
Segundo premio: MASCLETÁ – María Castaño
Tercer premio: AMANECER EN LA MALVARROSA – Carmela Alandí

Los galardonados recibieron nuestros aplausos y un trofeo conmemorativo. Felicidades a los tres por sus fotografías, y a los demás participantes porque aportaron otras de mucho mérito. El próximo mes de Enero de 2019 se convocará el II Concurso Fotográfico con un nuevo objetivo y con renovada ilusión por conseguir el trofeo.

 

Después llegaron las actuaciones de los coristas de mayor espíritu interpretativo.

Primero un grupo de mujeres (Amparo, Carmen, Maje, María, Pepa y Pilar). Lucieron un vestuario muy bien estudiado y nos deleitaron con un Sirtaki , con música de la película Zorba el Griego, que dejó boquiabiertos a los asistentes. Cómo se movían, qué gracia, qué pasos, qué estilo….. Al final de la representación, una cerrada y unánime ovación premió como se merecían a las integrantes del grupo.

A continuación, El Violinista en el Tejado. Un Alfonso en plenitud y con indumentaria adecuada al tema nos entusiasmó con sus dotes interpretativas, con su personalísima forma de cantar el tema principal de la película y con su monólogo final que dejó muy claras sus dotes de rapsoda.

Más tarde, Quique y Victor tiraron de instrumentos musicales para acompañarse en la interpretación de dos conocidas canciones: Somewhere over the Rainbow y Kathys song, esta última de Simon y Garfunkel. En su afán de ser rigurosos en el remedo, Quique lució una peluca rizada que le daba un parecido total con Artemius Garfunkel. Vamos… como dos gotas de agua.

Continuó el turno de actuaciones Paco Alcantud cantando el tango Mi Buenos Aires Querido, dejando su sello de cantor de tangos en franca competencia con Carlos Gardel.

Para finalizar, Paz y Paco Esteve también intervinieron; Paz hizo de presentadora de Paco, que recitó un poema; y al final, los dos en perfecta sintonía nos ofrecieron un popurrí de una famosa chirigota de los años ochenta que habla de un tal Romualdo y su jornada playera. Fue un deleite escucharles.

Todas las intervenciones terminaron en cerrados aplausos de un público muy entregado.

Felicidades a todos ellos por sus interpretaciones, y porque hay que salir al escenario y coger el micrófono; cosa por la que no todo el mundo termina de decidirse.

Ahora quiero expresar a todos mi felicitación por seguir en esta brecha del canto coral un año más. ¡Feliz decimotercer aniversario!.

Pero no puedo terminar esta crónica sin dar las gracias a las que cogieron escobas y mochos para dejar el local como nos lo habíamos encontrado, a las que repusieron mesas y sillas en su sitio, a las que sacaron la basura…. Gracias a todas ellas.

Eugenio Ruiz

Shares