Dentro de muy poco días, nuestro coro, Cantoría Hipponensis, volverá a abrir el telón del nuevo curso musical. Ello conlleva, el feliz reencuentro, tras las vacaciones veraniegas, de los veteranos miembros del coro en sus cuatro voces. El saludo, siempre afectuoso, a los nuevas incorporaciones vocales y la curiosa inquietud por conocer todos los nuevos planes musicales aportados en el nuevo plan musical que siempre, muy celosamente, guarda nuestra directora, para este momento.

Dicho esto, viene muy a propósito traer a la memoria de todos este pensamiento anónimo que reza: “El primer paso no te lleva a dónde quieres ir, pero te saca de donde estás”. Es decir, que tenemos que volver a sembrar nuevas ilusiones, nuevas responsabilidades, nuevas, metas que alcanzar, nuevas esperanzas que disfrutar, Y todo ello con fuerzas renovadas, con cielos estrellados desconocidos, con puestas de sol inusitadas y con albas siempre iluminadas por el esfuerzo de todos.

Resumiendo, podemos decir que cada nuevo curso es un infinito pentagrama  donde todos somos necesarios para plasmar una melodía nueva y desconocida, igual y diferente,  que es el fruto de la unidad, de la perseverancia, de la constancia, de la responsabilidad y del momento de aportar nuestra corchea para que la melodía sea lo más musical posible. Y es que, como decía Platón, “el comienzo es la parte más importante de la obra”.

Pero cada año musical tiene horizontes y matices diferentes y este año, Cantoría Hipponensis, tiene que avanzar y caminar con paso decidido y firme hacia la celebración de su 15 aniversario con algo musicalmente diferente, con conciertos diferentes a los anteriores y abundando en el margen de confianza y colaboración esmerados a la Junta Directiva y la Directora de nuestro coro     que son los responsables directos de llevar el barco de la ilusión coral al mejor puerto.

Tampoco estaría del todo mal, que este año, víspera de nuestro 15 aniversario, Cantoría Hipponensis planteara algún concierto en favor de … para que nuestra música llevara igualmente una brisa de alivio a los más necesitados.

Recordad que estamos en una labor, como es la música coral, de equipo y tenía razón George Halas cuando afirmaba: “Nadie que haya dado lo mejor de sí mismo lo ha lamentado nunca” y sigo citándote el pensamiento de Robert Louis Stevenson: ”No juzgues cada día, – en nuestro caso, ensayo -, por lo que coseches, sino por la semilla que plantas”.

En cualquier actividad, y mucho más en la coral, hay ensayos que parecen ahogarse en la monotonía, el aburrimiento y la pesadez, pero esta idea de W. Clement Stone te puede dar nuevas ilusiones: “Apunta a la luna. Si fallas, podrás dar a una estrella”.

¡¡Bienvenidos todos, antiguos y nuevas incorporaciones, a regazo coral de Cantoría Hipponensis, curso 2018-19!!

Juan José Davalillo

 

 

Shares