En el programa de fiestas de Beneixama apareció ese articulo que adjuntamos de Vicente Ferrero Sanchís. Una vez obtenida la autorización correspondiente lo incluimos en nuestra página, dado su interés con relación al repertorio de este año.

Juan Jose Davalillo

” El bolero es un género musical de origen cubano, muy popular en todos los países hispanoamericanos, nacido en el siglo XIX, alrededor de 1840, y que se puede identificar por algunos elementos rítmicos y por las nuevas formas de composición que fueron apareciendo en Cuba en aquellos momentos.

Se dice que el primer bolero del que como tal se tiene referencia precisa fue Tristezas, escrito por el cubano José “Pepe” Sánchez en el año 1885, que dio origen formal al género con acompañamiento musical de guitarra y percusión. El ritmo ya se conocía con años de anterioridad y había sido llamado caprichosamente boero a pesar de que ya se había utilizado ese nombre para denominar otro ritmo diferente: el bolero español. Sindo Garay afirma sin embargo, en una entrevista que le realizó Carmela de León, que el primer trovador que hizo boleros se llamó Nicolás Camacho y que hizo muchos, pero lamentablemente no quedó la huella de uno solo de ellos.

El bolero español que nada tiene que ver con el bolero cubano es una danza que surgió en el siglo XVIII y que se ejecuta en compás de ¾, mientras que el bolero cubano desarrolló una célula rítmica y melódica diferente, en copás de 4/4.

El bolero fue evolucionando de música de cantinas y peñas, reuniones que se hacían regularmente en las casas de los creadores-cantores – hoy diríamos cantautores -hacia música de serenatas y, dado que sus temas son románticos, se hizo apto para todas las clases sociales.

El bolero desarrollo su lenguaje en cuanto a su acompañamiento musical a partir de los tríos de guitarra. Posteriormente, en los años treinta, aparecieron las orquestas tropicales, más tarde las orquestas tipo big band y, posteriormente, las orquestaciones tipo sinfónicas, que aportaron refinamiento durante unos treinta años – 1935-1965 – .

Con el tiempo el bolero se fusionó con otros géneros musicales y provocó el surgimiento de algunos subgéneros como el bolero rítmico, bolero son, bolero chacha, bolero mambo, bolero ranchero – mezcla de bolero y mariachi mexicano -, bolero moruno – bolero con influencias gitanas e hispánicas – e inclusive la bachata.

La época dorada del bolero coincide con el periodo de las dictaduras militares de los años treinta, cuarenta y cincuenta. Su éxito sirvió a los intereses de estos regímenes, ya que promovía cierta alienación romántica en un público al que se quería mantener al margen de las cuestiones políticas.

Se mantuvo como una corriente musical de primer orden durante unos treinta años hasta que su popularidad comenzó a decaer en la segunda mitad de los años 60, como otros géneros de música bailable, como el mambo o el chachachá, debido a que el público se interesaba más por otras músicas como la salsa, y luego por otros géneros bailables como el merengue o la bachata. Cuba y México fueron la meca para los música y cantantes de boleros.

No podemos sin embargo afirmar que el bolero desapareciera definitivamente. Muschos de sus exponentes originales, como Lucho Gatica, Javier Solís, María Dolores Pradera, Chavela Vargas, etc… seguirían interpretándolos hasta el fin de sus carreras como cantantes.

Resumiendo: el bolero es un género que sigue gustando en cualquier parte del mundo que se interprete. “

Vicente Ferrero Sanchís – Sda. Coral Beneixama –

Shares