Después de leerme este magnífico estudio sobre seis mujeres relevantes de la Historia, he llegado a la conclusión de que el título no se corresponde con la realidad vivida por las protagonistas. Creo que la autora debería haber titulado la presente obra como ”Reinas desgraciadas”, pues no creo que fueran objeto de maldición alguna; más bien fueron víctimas de una época, de un ambiente y de una incomprensión al estar ellas por encima de la tónica general del momento histórico que les tocó vivir.

Son seis mujeres excepcionales (Isabel de Baviera, más conocida como Sisi, María Antonieta, Cristina de Suecia, Eugenia de Montijo, Victoria de Inglaterra y Alejandra Romanov.) que brillaron con luz propia en su tiempo. Mujeres inteligentes y mejores políticas, en general, que los personajes que tenían a su alrededor. Por ello no fueron comprendidas y sí criticadas y difamadas en unas cortes mediocres cuando no falsas, vacías de pensamiento y de formación.

Cada uno de los personajes femeninos vive en un momento diferente de la historia y su trayectoria personal y vital es totalmente diferente del resto aunque a veces se entrecrucen sus vidas, pero todas las “heroínas” de este volumen concuerdan en la excepcionalidad de sus vidas y en su desgracia. Se entregaron en vida y alma al papel histórico que les tocó en suerte y no fueron queridas ni comprendidas. Esa fue su desgracia y su desdicha.

La obra, en conjunto, es una desmitificación de las falsas personalidades que se les han adjudicado a lo largo de los años por el folclore popular, por el cine o por una seudoliteratura histórica muy poco respetuosa con la realidad de sus vidas.

Cada una de estas biografías viene acompañada por una serie de fotografías reales o reproducciones de cuadros de las mismas protagonistas de modo que nos podemos hacer una imagen muy real de cómo fueron físicamente y cómo aparecen en los cuadros pintados por los mejores pinceles del momento.

Aunque la obra está publicada en 2014, que alcance ya siete ediciones es algo más que meritorio y habla por sí solo del valor de esta obra. Pero si además leemos la solapa del volumen descubriremos quién es la autora y los títulos que avalan su autoridad y que le permiten escribir con fundamento sobre estos personajes femeninos tan controvertidos.

He de añadir que encaré el libro con cierta prevención: las 545 páginas de texto no eran precisamente un acicate para su lectura pero me picó la curiosidad con el primer personaje (Sisi) y luego fui brincando de una a otra “heroína” según capricho del momento. Ninguna me ha defraudado.

Lea usted esta formidable obra; es mi recomendación para cualquier estación del año.

Juan J. Calvo Almeida.

Shares