EL SÉPTIMO CÍRCULO DEL INFIERNO.- Santiago Posteguillo.- Edit. Planeta.- 217 págs. de texto más 12 de bibliografía, índice alfabético y agradecimientos.- Editado en 2017.

El título viene traído de la “Divina Comedia” y el autor nos explica en sus páginas la motivación para escribir sobre el tema.

Si el autor en “La sangre de los libros” nos describía una faceta poco conocida de la vida de algunos literatos como fue su muerte violenta, ahora nos presenta otro recorrido por la Historia de la Literatura con nombres de autores que han pasado al olvido. Grandes autores que han desaparecido de la memoria de la gente por unas u otras causas. Ejemplo de lo dicho sería el célebre caso de Marco Polo.

Si preguntáramos por ahí ¿Quién escribió El Libro de las Maravillas? La contestación casi unánime sería la de Marco Polo. Y no. Marco Polo no escribió “su” libro. Fue Rustichello de Pisa quien fue dando forma a las narraciones que le contaba el famoso viajero. Pero muy pocos saben, algún erudito, algún investigador y pocos más de la existencia de este hombre sin cuya estimable aportación a las letras jamás hubiéramos sabido de la existencia del singular viajero.

Santiago Posteguillo nos presenta en esta obra no sólo personajes sino también obras totalmente desconocidas para el gran público. Y una vez más se nos demuestra el ya sabido, pero nunca corregido, fallo de los españoles: nuestra poca afición a la lectura. Y para muestra un botón:

¿Quién conoce a Emilia Serrano de Tornell, la baronesa Wilson? Pues era una gaditana que viajo sola, sin acompañantes, a América en pleno siglo XIX. Y no lo hizo una sino seis veces recorriendo desde Alaska a la Tierra de Fuego y plasmando sus impresiones en una serie de libros que… Reconozco mi ignorancia (¡Mea culpa!) aunque no sé si será suficiente excusa el hecho de que los autores de manuales de la Hª de la Literatura Española tampoco la conocen. Y como estos dos casos 29 más para que el lector tenga donde elegir y quedarse con el que más le guste entre los nuestros y los foráneos. De todas maneras, amigo lector, ten por seguro que no te vas a aburrir. Los casos son lo suficientemente entretenidos para que el lector no quiera soltar el libro, pero es que, además, cuando finaliza un caso sigue otro no menos interesante y apasionante que el leído. De modo que el libro se acaba pronto y el lector se queda con ganas de más.

Es importante leer detenidamente el Epílogo. Cuando lo hayas acabado relee el último párrafo un par de veces y posiblemente vuelvas a leer todo esta última sección. Te sorprenderá.

Si queda algo por añadir sería que es un buen elemento para hacer un regalo

Gracias, Santiago Posteguillo, por abrir esta puerta de la literatura tanto tiempo cerrada.

Juan J. Calvo Almeida.

Shares