Película de humor en la línea de contrastes. Recuerda mucho a otras películas más o menos recientes como “El Norte”, “El Sur”… donde se contraponen situaciones, personajes, costumbres, platos o vestimentas.

En nuestro caso, el protagonista es un comodón funcionario provincial que vive en casa de sus padres, con 39 años, con una novia con la que no piensa casarse, vividor, etc… Pero mira tú por donde hay una remodelación en la administración provincial y a nuestro protagonista le toca moverse, porque eso sí, a cualquier sitio menos perder la titularidad de funcionario.

Y empieza una especie de viacrucis para nuestro protagonista mientras el espectador estalla en carcajadas con los sucesos tan chuscos y extravagantes en los que se ve envuelto nuestro hombre. Sí, sí termina en Noruega, en la zona norte, con oso polar incluido. Pero no acaba aquí la cosa ya que estaríamos a mitad película y falta la otra mitad que ha de descubrir el espectador que necesita reír un rato.

Indudablemente se trata de un film lleno de tópicos sin ninguna novedad, cosa que no se pretende en ningún momento pero que funciona a nivel de asistencia a las salas.

Dentro de poco nos habremos olvidado de esta cinta o simplemente la recordaremos por el buen rato de risa que nos proporcionó pero por ninguna otra cosa más.

Si tienes, amigo lector de estas líneas, necesidad de reírte a mandíbula batiente ésta es la película y el momento.

¡Que usted lo pase bien!

Juan J. Calvo Almeida.

Shares