Querido alumno/a de la Promoción 2016/2017:

Dentro de muy pocas horas, cuando te hayan entregado personalmente la orla de tu promoción y el coro, Cantoría Hipponensis, clausure este Acto Académico con el himno universitario Gaudeamus igitur, habrás iniciado una nueva etapa en tu curriculum estudiantil. Ya no serás el alumno o la alumna mayor del Colegio, sino el ex alumno más joven de esta misma entidad colegial.

Estoy seguro que a lo largo de tus años en el Centro habrás recibido miles de orientaciones cimentadas en el pensamiento de San Agustín. Y esto te lo dice por propia experiencia un antiguo alumno de un Colegio agustiniano y un antiguo profesor de ese centro que te ha visto correr y llegar a este momento con cierto sabor agridulce. Es ley de vida buscar nuevos mares y volar un poco más alto. Por eso quiero, antes que definitivamente veas el colegio y sus enseñanzas y consejos con la perspectiva del marino que ve alejarse el barco del dique seguro, cómodo y familiar del puerto, dejarte algunos pensamientos de San Agustín que siempre pueden resultarte un anclaje seguro para cuando aparezcan galernas inesperadas a los largo de tu vida.

Conócete, acéptate, supérate.”

No vayas fuera, vuelve a ti mismo. En el hombre interior habita la verdad.”

Aprueba a los buenos, tolera a los malos y ámalos a todos.”

Obedeced más a los que enseñan que a los que mandan.”

Creo para comprender, y comprendo para creer mejor.”

En las cosas necesarias, la unidad; en las dudosas, la libertad; y en todas, la caridad.”

Equivocarse es humano; perseverar voluntariamente en el error es diabólico.”

Donde no hay caridad no puede haber justicia.”

Muchos más pensamientos de San Agustín podría repetirte de memoria y, por supuesto capaces de fundamentar toda una vida, pero, querido ex alumno/a, no quiero agobiarte con esta carta, ni quiero ser una especia de herrero pesado golpeando monótonamente en el mismo yunque. Porque, y esto también es un pensamiento de San Agustín, “el que es bueno, es libre aun cuando sea esclavo; el que es malo, es esclavo aunque sea rey”.

Te deseo todo lo mejor en tus nuevos proyectos.

Un antiguo alumno agustiniano.

Shares